reiki

Floritura
Lateral

Sesiones individuales


 

La típica sesión de reiki consiste simplemente en poner las manos en el cuerpo del paciente o cerca del mismo, apuntándole con las palmas. Generalmente el paciente siente un fuerte calor en la zona tratada. Es difícil explicar las sensaciones, ya que estas pueden ser muy diferentes entre unas personas y otras y también muy diferentes en la misma persona, dependiendo del momento o las circunstancias en que reciba la sesión. El sanador actúa en forma muy similar a la mayor parte de los sanadores del mundo, simplemente impone las manos. La parte interesante es que, al actuar canalizando la energía universal y no utilizando la energía propia, no hay agotamiento físico y, además, hay una ventaja implícita al beneficiarse de la misma energía que pasa a través suyo hacia el paciente. Tampoco se pueden recibir daños ni “contagios energéticos". Esto se debe a que está transmitiendo una energía que no es suya, es la EnergíaUniversal que actúa a través de sus manos.

Todo el mundo debería permitirse experimentar cómo es recibir una sesión de reiki. Uno siempre repite.

Podemos trabajar con el reiki multitud de situaciones, patologías o conflictos; es muy efectivo en cuadros de estrés, ansiedad, desasosiego, inseguridad, etc. Podemos utilizarlo para calmar nuestra mente asi como para reforzar nuestro cuerpo.  Cualquier persona puede recibir sesiones de reiki, si es su deseo.